Popular Post

Archive for junio 2014

DECÁLOGO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE REUMATOLOGÍA.

By : Isabel Simón

Decálogo de la SER (Sociedad Española de Reumatología) para la fibromialgia.
Decálogo ampliado
La fibromialgia es un trastorno muy común que afecta, según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología, a una cifra entre el 2% y el 4% de la población española. 
Esto supone, en nuestro país, más de un millón de personas enfermas mayores de 18 años de los cuales, la mayoría de los afectados son mujeres (90%). 
La fibromialgia se caracteriza por la presencia de un intenso dolor generalizado crónico, una fatiga que no mejora con el reposo, insomnio y otros síntomas, como hormigueo en las extremidades, trastornos abdominales, necesidad de orinar con frecuencia, ansiedad y depresión entre otras. 
Un aspecto muy frustrante para los pacientes es que, a pesar de tanta síntomatología, ni los análisis ni las radiografías muestran datos de que exista algo que funcione mal en el organismo. 
El tratamiento actual del que se dispone, tampoco es completamente satisfactorio. Al ignorarse cual es la causa de la enfermedad, se desconoce cual es exactamente el trastorno al que las terapéuticas deben dirigirse. 
Con todo, la fibromialgia es una enfermedad que puede controlarse.
La Sociedad Española de Reumatología, constituida por los médicos españoles expertos en las enfermedades del aparato locomotor, emite este decálogo de consejos, en la esperanza de que sean útiles a aquellas personas que padecen esta enfermedad.
(Aunque sabemos que  no es fácil, trate de seguir estos consejos.)


               Acepte el dolor


Las personas con fibromialgia y dolor crónico pretenden muchas veces encontrar un tratamiento que elimine rápidamente los síntomas que tienen. Desgraciadamente, esto casi nunca es posible. 
No hay recetas ni píldoras mágicas para la fibromialgia y el dolor crónico. Por ello, el primer paso para controlarlo es aceptarlo y asumir que el dolor puede persistir para siempre y que, por tanto, en adelante, va a formar parte de nuestra vida. 

Desde luego, no es agradable pensar que el dolor nunca nos va a abandonar y muchas personas pueden incluso sentir miedo de no saber como manejar esta situación. Sin embargo, reconocer la realidad es el primer paso para conseguir cambiar nuestra vida hacia una situación en la que el dolor, aún estando presente, no sea el centro de la misma. 
Cuando se acepta el dolor, se aprende a reconocerlo y a saber lo que lo mejora o empeora, y estamos entonces en situación de buscar soluciones y de volver a disfrutar de la vida.


            Controle sus emociones


La fibromialgia, y el dolor crónico que produce, cambia con frecuencia nuestras emociones y nuestra forma de comportamiento. 
Muchas personas con esta enfermedad desarrollan sentimientos negativos que antes no presentaban y que les hacen convertirse en una persona diferente. Los sentimientos negativos más frecuentes en las personas con fibromialgia son enfado e ira, depresión, frustración, sensación de fracaso, culpa y vergüenza.

 Es normal que una persona con dolor crónico tenga estas emociones y sentimientos negativos, pero debe aprender a controlarlos para que no se cronifiquen y se conviertan en un problema añadido. 

En primer lugar, reconozca todo lo positivo que le sucede en la vida: a pesar del dolor no es un incapacitado y puede hacer muchas más cosas de las que piensa, tiene amigos y familiares que le aprecian y con los que puede disfrutar, todavía puede ilusionarse por cumplir sus objetivos personales, su enfermedad no puede curarse pero puede tratarse y controlarse. 

No intente ser un perfeccionista; nadie puede hacerlo todo bien, y una persona con una enfermedad menos aún

Sea realista y plantéese objetivos alcanzables
Con frecuencia, para no fallarles a los demás, se hacen cosas que perjudican la enfermedad y el dolor. Exprese de forma abierta y sincera cuales son sus necesidades y evitará sentimientos de culpa.



         Controle su estrés


El estrés es, básicamente, la respuesta del organismo cuando afrontamos un peligro y nos preparamos para luchar o para huir. El cuerpo y los músculos se tensan, el corazón y la respiración se aceleran, y la presión arterial aumenta. 

Sin embargo, muchos pequeños acontecimientos de la vida diaria provocan estrés que hacen que las personas se sientan bajo presión y con pérdida del control de la situación. Este estrés puede venir de circunstancias familiares o laborales, de problemas económicos o de problemas de salud. 

También las actitudes perfeccionistas pueden generar estrés. La mejor manera de combatir este estrés perjudicial es, en primer lugar, reconociendo cual es la causa del nuestro, y evitando las situaciones que lo favorezcan. 

También es útil organizar y planificar nuestras actividades diarias, y dedicar diariamente tiempo a la relajación. Esta se practica siguiendo determinadas técnicas –como la respiración profunda o la relajaciòn muscular- que pueden aprenderse con un corto entrenamiento.



      Evite la fatiga


Tan negativo es permanecer en inactividad, como realizar un número excesivo de tareas. 

Si gastamos nuestras energías intentando cumplir demasiados objetivos, la fatiga y el dolor aparecerán sin remedio. 

Examine cuales son sus obligaciones y tareas diarias, y valore realmente si no hay un exceso de trabajo en su vida. 
No intente ser un perfeccionista; planee sus obligaciones, y elimine o delegue aquellas que no sean estrictamente necesarias. Intercale periodos de descanso entre los de actividad, y haga sus tareas a un ritmo que usted pueda controlar.



  Haga ejercicio


Posiblemente es el aspecto terapéutico más importante para el tratamiento de la fibromialgia

El ejercicio no sólo mantiene en forma los músculos y pone a punto el sistema cardiovascular, sino que disminuye el dolor, favorece el sueño, mejora la sensación de fatiga y disminuye la ansiedad y la depresión

Todos estos cambios positivos sobre los síntomas de la fibromialgia se deben a que durante el ejercicio se liberan unas hormonas, denominadas endorfinas, que producen los efectos beneficiosos referidos

Lo mejor para esta enfermedad es el ejercicio que incrementa la frecuencia cardiaca y el consumo de oxígeno. Caminar, correr, andar en bicicleta o bailar, son ejercicios aeróbicos que favorecen el control de la enfermedad. Comienze a realizar el ejercicio de una forma suave y vaya progresivamente incrementando su intensidad y duración, hasta realizarlo de 20 a 40 minutos, como mínimo 3 días a la semana

Al principio es posible que su dolor se incremente, pero progresivamente irá disminuyendo. (Procure no excederse, sobre todo al principio, porque puede hacerse daño. Si siente demasiado dolor, descanse e intentelo más tarde, u otro día. Todo ha de comenzar a hacerse poquito a poco.)



Relaciónese con los demás


Con frecuencia es frustrante para las personas con fibromialgia, la falta comprensión de los familiares y amigos. 

El dolor no es percibible facilmente para los que conviven con nosotros, y eso puede generar sentimientos de duda, sobre la realidad de la enfermedad del paciente.

Este, al sentirse incomprendido, tiende a aislarse y esto perjudica, de una forma importante, el control del dolor. Por ello, la comunicación con las personas que nos rodean se vuelve especialmente importante

Todos sabemos lo que alivia de nuestras preocupaciones, la conversación con los amigos y compañeros. Dígales a los demás lo que le pasa, y como no puede hacer siempre las cosas que hacía antes, pero evite que la comunicación se centre continuamente en su dolor. 

Pida ayuda, si la necesita, y no rechaze la compañía de otros. El apoyo de nuestros vecinos, familiares y amigos, nos hará mejorar con más rapidez y afrontar mejor nuestra enfermedad.



Proteja su salud


La depresión que el dolor crónico puede acarrear hace que se abandonen los buenos hábitos de salud, que sirven para todas las personas, incluidas aquellas que tienen fibromialgia. 

El tabaco, que es nocivo para cualquier aspecto de la salud, es también un excitante del sistema nervioso que hará más dificil que pueda controlar el dolor
Lo mismo sucede con la cafeina y el exceso de alcohol, el cual puede además interferir con su medicación. 
Vigile su peso, y haga ejercicio para mantenerse en forma.



Use con precaución los medicamentos


Muchos de los síntomas de la fibromialgia mejoran con medicación

Los analgésicos y antinflamatorios, que tan eficaces resultan en el dolor agudo, no funcionan tan bien en el dolor crónico de la fibromialgia, aunque son útiles en muchos pacientes. 

Existen analgésicos más potentes, denominados opiáceos, que pueden ser empleados en la fibromialgia, siempre que los recomiende un médico experto en su empleo. 

Otros fármacos, como los anticonvulsivantes y los antidepresivos también pueden disminuir el dolor. 

Existen medicamentos que pueden mejorar el sueño, los trastornos psicológicos, las molestias intestinales, etc…pero, lo más importante es que la persona que padece esta enfermedad evite el automedicarse, y se ponga en manos de un médico experto en el tratamiento del dolor crónico y en el uso de las medicaciones anteriormente mencionadas.




Use con precaución las medicinas alternativas


Como con frecuencia los medicamentos tienen un resultado solamente parcial, es habitual que muchos enfermos busquen soluciones en las terapias alternativas. Algunas de estas terapias mejoran el dolor y pueden favorecer el control de estrés, como el yoga, la acupuntura, quiropraxis, masaje, Tai-Chi, homeopatía…

La medicina alternativa puede ser cara, y no está regulada por las guías médicas. Por ello, se debe recomendar al paciente que consulte siempre con su médico antes de comenzar cualquier terapia de medicina alternativa, ya que algunas pueden interferir con el tratamiento estándar o habitual. 

Desconfie si le prometen curación, si le recomiendan que abandone la terapia con medicinas, o si le dicen que el tratamiento es un secreto y solo puede ser administrado por ciertos proveedores.




Sea constante


La paciencia es una virtud importante; conseguir resultados puede tardar algún tiempo

No lo eche todo a perder porque tenga un “día malo”. Aunque haya conseguido estabilizar su enfermedad, los “días malos” inevitablemente aparecerán y debe estar preparado para afrontarlos. 

En esos días, salga de casa y relaciónese con los demás (en la medida de lo posible), mantenga sus compromisos habituales y procure dedicar más tiempo a relajarse. 

Mantener con regularidad los consejos que le hemos dado anteriormente es la mejor forma de seguir controlando su enfermedad.







La regulación del dolor en los pacientes con fibromialgia.

By : Isabel Simón


La regulación del dolor en los pacientes con fibromialgia no funciona adecuadamente.


Los principales mecanismos inhibitorios del dolor en el cerebro parecen no funcionar adecuadamente en los pacientes con fibromialgia, según han encontrado los investigadores.




Los datos de resonancia magnética funcional (fMRI) y los estudios por imágenes PET sugieren que el sistema opioide está involucrado en la patogénesis de la fibromialgia, lo que podría explicar por qué algunos pacientes no responden o experimentan peores síntomas, a analgésicos narcóticos, dijo el Dr. Richard Harris, de la Universidad de Michigan en una presentación en la reunión del  Colegio Americano de Reumatología.
"Hemos encontrado que en los pacientes con fibromialgia, los principales mecanismos inhibidores del dolor no funcionan correctamente, en concreto, los receptores opioides en el cerebro".
"Lo que encontramos fue un tanto paradójico ya que los pacientes con fibromialgia o bien tienen muy pocos receptores en el cerebro, o los mismos receptores cuando se activan causan dolor en lugar de disminuirlo."
Para el estudio, realizado entre 2008 y 2012, Harris y sus colegas reclutaron a 18 mujeres pacientes de fibromialgia que nunca habían usado opioides. Cada participante se sometió a 4 semanas de tratamiento no farmacológico. Antes y después del tratamiento, cada paciente se sometió a una exploración fMRI con diferentes niveles de dolor a la presión aplicada con el pulgar.

Las mujeres también se sometieron a una tomografía PET de 90 minutos en condiciones de reposo. Luego, los investigadores analizaron los escáneres cerebrales para determinar qué áreas del cerebro podrían estar implicados en la enfermedad.

El Dr. Harris explicó:
"El principal resultado fue que cuando la unión al receptor opioide se redujo, la respuesta evocada cerebral del dolor subió en regiones cerebrales clave que están implicadas en el procesamiento del dolor, tales como la corteza insular".
"Esto podría significar que los receptores estaban siendo regulados a la baja. Alternativamente, el potencial de unión al receptor puede bajar si hay una liberación de opioides endógenos que compite por los sitios de unión. Si ese es el caso, entonces la activación de los receptores está actualmente causando dolor."

El doctor agregó que sus resultados indican que existe una regulación estricta de los sistemas inhibitorios del dolor en el cerebro, y en estos pacientes puede estar yendo mal.

Los resultados implican que los opioides pueden no ser la mejor opción de tratamiento en estos pacientes y pueden empeorar sus síntomas.

Kathryn Dao, del Instituto de Investigación de Baylor en Dallas, dijo que los resultados del estudio añaden al conocimiento de que "la fibromialgia en estos pacientes no responde bien a los narcóticos. Una de las razones es que estos pacientes tienen una alta cantidad de opioides endógenos y una cantidad disminuida de sitios de unión a opioides."

Dao, quien moderó la conferencia de prensa en la ACR donde se presentaron los resultados, explicó:
"Sus receptores están desbordados y ya no tienen receptores libres para unirse. Estos pacientes con fibromialgia son similares en este aspecto a los pacientes que tienen dolor crónico".

Fuente: Medapage Today

Vivir con dolor crónico: la lucha diaria con un 'nuevo yo'.


 Las personas que sufren de dolor musculoesquelético crónico se enfrentan a una lucha diaria con su sentido de identidad y les resulta difícil demostrar la legitimidad de su condición.




Un nuevo estudio, financiado por el Instituto Nacional para la Investigación de la Salud, Servicios de Salud y de Investigación, busca sistemáticamente ayudar acomprender las experiencias de los pacientes que sufren dolor crónico.

Las preocupaciones destacadas que estas personas con dolor crónico mostraron fueron:
·         Los pacientes se enfrentaban con la relación fundamental con su cuerpo, y con el sentido de “ya no soy el verdadero yo".

·         Una pérdida de certeza para el futuro, y ser constantemente consciente de las restricciones de su cuerpo.

·         Sentirse perdido en el sistema de atención de la salud; sintiendo que no hay una respuesta a su dolor.

·         Encontrando imposible "probar" su dolor; "si parezco demasiado enfermo o no lo suficientemente enfermo, nadie me va a creer "


Fuente: ScienceNewsline


Fuente: Red Pacientes


FIBROMIALGIA: EL PACIENTE INCOMPRENDIDO

By : Isabel Simón



La Fribromialgia fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud como enfermedad en 1999. 

Su principal síntoma es la localización de dolor en múltiples puntos del cuerpo y fatiga crónica. 



Sin embargo, por el momento no se ha encontrado una prueba analítica objetiva que permita evaluar la situación de la
enfermedad o su existencia.

Este es el principal motivo por el que los afectados por FM, en ocasiones, padecen un peregrinar por distintos especialistas hasta que les es diagnosticada su dolencia. 

La incompresión social y asistencial, así como las dificultades para recibir la baja laboral son otras de las consecuencias.

Doctor, me duele todo el cuerpo”.
Esta frase resume la situación en la que se ven sumidas las cerca de 800.000 personas que padecen fibromialgia (FM) en España, una patología crónica cuyo principal síntoma es la localización de dolor en múltiples puntos del cuerpo, además de cansancio generalizado.

Sin embargo, el principal problema al que se han enfrentado las personas aquejadas por esta enfermedad es la“incomprensión” clínica y social derivada del desconocimiento de la misma.

La fibromialgia no ha sido reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud hasta el año 1999 y hasta hace poco no formaba parte de los estudios de Medicina. A esto ha de sumarse una complicación añadida, esta patología posee síntomas comunes con otras alteraciones y su origen es desconocido.

Todo ello provoca que el enfermo tenga que sufrir un periplo de pruebas diagnósticas y visitas a distintos especialistas hasta que recibe el diagnóstico certero, algo que incrementa su inquietud, y los costes sanitarios asociados a la enfermedad.

En  1990, el American College of Rheumatology estableció unos criterios de gran especificidad para la clasificación de la FM, en función de los resultados de un estudio multicéntrico desarrollado entre 558 pacientes de diferentes edades. Así, según los resultados obtenidos destacan dos hallazgos críticos para detectar la enfermedad. El primero de ellos hace referencia al dolor disperso presente en un 98 por ciento de los pacientes con FM que participaron en la investigación en comparación con el 69 por ciento del grupo control. Se entiende como dolor disperso aquel que se localiza en la parte izquierda y derecha del cuerpo, debajo de cintura y en el esqueleto axial.
El segundo de los criterios para el diagnóstico de la enfermedad es la localización del dolor mediante la palpación en 11 de 18 puntos predeterminados de la estructura musculotendinosa.
Así, el 88,4 por ciento de los pacientes que en el citado estudio manifestaron dolor disperso cumplían este requisito. Pero estos no son los únicos síntomas que incapacitan al paciente con FM. A menudo estos vienen acompañados por espasmos musculares, rigidez, sensación de hinchazón mal delimitada en pies y manos y mala calidad del sueño, entre otros. Además, las personas con fibromialgia suelen padecer con mayor frecuencia que las que no sufren esta enfermedad ansiedad, depresión, jaquecas, dolores menstruales, síndrome del colon irritable, sequedad en la boca y trastornos de circulación en las manos y los pies.



Tratamiento

La fibromialgia, por el momento, no posee un tratamiento específico. Sin embargo, la aplicación de una serie de medidas suele tener una repercusión positiva sobre el impacto de la enfermedad en la vida del enfermo.
La primera de ellas hace referencia al diagnóstico de la enfermedad, ya que muchas veces la falta del mismo provoca en el paciente ansiedad. La educación sanitaria juega, asimismo, un papel fundamental, pues permite al paciente evitar los factores agravantes de la patología.

Es habitual también tratar las alteraciones psicológicas asociadas a la misma y aplicar de tratamientos locales, como infiltraciones, masajes, el uso de analgésicos y de medicamentos, que aumentan la respuesta al dolor.

Algunas investigaciones apuntan a que los mecanismos del dolor del paciente con FM tienen un funcionamiento anormal, lo que provoca una mayor percepción del mismo. De ahí que en el tratamiento se incluyan fármacos que aumentan los niveles de serotonina, que actúan como moduladores del sueño y el dolor. Estos medicamentos se emplean en bajas dosis y tardan un tiempo en producir mejoría.

Ante las características de esta patología y su alta prevalencia, el médico de Atención Primaria representa un papel crucial, pues es quien puede detectar la enfermedad y evitar que el paciente tenga que someterse a múltiples pruebas diagnósticas de escasa utilidad para el diagnóstico de la misma. Además, es este profesional sanitario quien puede aconsejar los hábitos adecuados para minimizar su impacto y prescribir el tratamiento oportuno. 
En ocasiones, se requiere la intervención del psiquiatra para evaluar y tratar las patologías psiquiátricas coexistentes con la fibriomialgia.



Costes
Existen pocos estudios que evalúen el impacto económico de la fibromialgia. No obstante, la incapacidad que producen las formas más agresivas de la enfermedad hace prever, según los expertos, que la enfermedad está asociada a unos altos costes indirectos derivados del absentismo laboral, así como a elevados costes directos para los servicios sanitarios.
En esta línea, un estudio desarrollado por investigadores británicos (Psychol Med 2003;33(2):253-61) determina los costes derivados de la atención en el primer nivel asistencial a los pacientes con fatiga crónica y síndrome de fatiga crónica. 
Así, el citado estudio reclutó a los pacientes que presentaban en las consultas de Atención Primaria una inexplicable fatiga crónica y se midió el uso de los servicios asistenciales durante tres meses, así como la pérdida de empleo. Estos datos fueron utilizados para determinar los costes asociados a la enfermedad y se compararon los generados por los enfermos de fatiga crónica con los producidos por los que sufrían síndrome de fatiga crónica.

Según los resultados obtenidos, el coste medio asociado al uso de los servicios asistenciales y a la pérdida de horas laborales por parte de los enfermos con síndrome de fatiga crónica y fatiga crónica fue en los tres meses de estudio de 2.632 euros. De éstos, un 9,3 por ciento se derivaba de los cuidados formales, es decir, de los prestados por los servicios sanitarios a estos enfermos. La utilización de los servicios y el coste medio generado fue mayor para los pacientes con síndrome de fatiga crónica que a los que padecían sólo fatiga crónica (4.858 euros frente a 1.624 euros). El 90 por ciento de los costes evaluados se derivó de los cuidados informales que recibieron los enfermos por parte de sus familiares y amigos y de la pérdida de horas laborales.
Los pacientes con dependencia produjeron costes significativamente mayores que los que no eran dependientes.



Baja laboral

Sin embargo, tal y como explica Javier Paulino, los enfermos de fibromialgia encuentran muchos impedimentos para acceder a una baja laboral transitoria o permanente, a pesar de que su dolencia, en muchas ocasiones, les impide realizar las tareas más cotidianas.

Y es que la falta de aceptación de la enfermedad, los insuficientes instrumentos para su evolución y la ausencia de una prueba palpable que determine la existencia de la enfermedad y su gravedad, tales como radiografías, resonancias magnéticas o biopsias, chocan con la normativa de valoración de la baja.



En este punto, el presidente de la LIRE considera prioritaria la búsqueda de sistemas lo más objetivos posibles que permitan valorar la situación de los enfermos con FM. Entre ellos, propone la aplicación del “Fibromyalgia impact questionarie”, un cuestionario a través del cual se puede valorar la existencia y severidad de la enfermedad.
No obstante, Paulino puntualiza que en los últimos años se ha avanzado en el conocimiento de la enfermedad y, tanto entre los facultativos de Primaria como entre los especialistas existe mayor sensibilidad hacia estos enfermos.
Para este experto, la evolución se debe en buena parte a la importante labor que han desempeñado las asociaciones de pacientes, desde donde se ha luchado por dar a conocer los síntomas de la enfermedad y las herramientas para minimizar su impacto.
“Las asociaciones de pacientes han
ocupado y siguen ocupando un lugar
prioritario en los avances que se están
produciendo sobre la fibromialgia. Por
ello, les animo a seguir desarrollando
esta importante labor en el futuro”,
concluye.]

 Fuente: Gema Reimundez (Economía de la Salud)


LA FIBROMIALGIA NO ES PSICOSOMÁTICA

By : Isabel Simón



  Un estudio concluye que la fibromialgia no  es psicosomática, sino que su causa puede estar en la piel.


       La fibromialgia es un término general para una condición dolorosa que se caracteriza por dolor generalizado del tejido profundo, sensibilidad en las manos y los pies, fatiga, trastornos del sueño y deterioro cognitivo, entre otros síntomas.

Debido a que carece de síntomas y tratamientos constantes, algunos médicos creen que un número desconocido de casos son psicosomáticos, pero un nuevo artículo publicado en la revista Pain Medicine  concluye que la fibromialgia puede tener una base biológica racional, localizado en la piel.

¿Alguna vez os han dicho que vuestra dolencia es psicosomática?, ¿qué reacción os ha producido oir esta afirmación?, ¿creéis importante que el especialista no tenga esa idea de la enfermedad? 

Las pruebas de rutina utilizadas para el diagnóstico ha sido en gran medida incapaces de detectar una base biológica para la fibromialgia, así que el diagnóstico estándar en su lugar se basa en clasificaciones subjetivas de dolor del paciente, elevando aún más preguntas acerca de la verdadera naturaleza de la enfermedad.

                                


Actualmente la terapia aprobada, que proporcionan al menos un alivio parcial a algunos pacientes con fibromialgia, actúan únicamente en el cerebro, donde las técnicas de imagen han detectado hiperactividad de origen desconocido que se refiere como "sensibilización central". No se ha determinado una causa subyacente, originando a muchos médicos dudas sobre el verdadero origen o incluso la existencia de la enfermedad.

Investigadores del Integrated Tissue Dinámica LLC (Intidyn) de EE.UU y del Centro de Neurofarmacología y Neurociencias del Albany Medical College, en un estudio realizado sobre la fibromialgia dicen que han encontrado una justificación biológica, una patología neurovascular periférica constantemente presente en la piel de pacientes con fibromialgia que puede ser una fuente de accionamiento de los síntomas.

Según dijo el Dr. Frank L. Rice, Presidente de Intidyn y el investigador principal del estudio:
"En lugar de estar en el cerebro, la patología se compone deexcesivas fibras nerviosas sensoriales alrededor de estructuras vasculares especializadas ubicadas en las palmas de las manos".
"Este descubrimiento proporciona evidencia concreta de una patología específica de la fibromialgia que ahora se puede utilizar para el diagnóstico de la enfermedad, y como un nuevo punto de partida para el desarrollo de terapias más eficaces."

Según estos investigadores:
"Habíamos pensado que estas terminaciones nerviosas sólo estaban involucradas en la regulación del flujo de sangre en un nivel subconsciente, para regular la temperatura corporal, sin embargo, aquí tuvimos evidencia de que las terminaciones del vaso sanguíneo también pueden contribuir a nuestro sentido consciente del tacto ... y también el dolor."

Para este estudio analizaron las terminaciones nerviosas, a partir de pequeñas biopsias de piel recogidas de las palmas de los pacientes con fibromialgia que fueron diagnosticados y tratados por los autores del artículo.

El estudio se limitó a las mujeres, que tienen más del doble de aparición de la fibromialgia que los hombres. Lo que el equipo encontró fue un aumento en las fibras nerviosas sensoriales en sitios específicos dentro de los vasos sanguíneos de la piel. Estos sitios críticos son diminutas válvulas musculares, llamados válvulas arteriolas-vénulas (AV), que forman una conexión directa entre las arteriolas y vénulas.

El Dr. Rice describió su función:
"Todos aprendimos que el flujo de sangre oxigenada fluye desde las arteriolas a los capilares, que a su vez transmiten la sangre sin oxígeno a las vénulas. Las válvulas AV de la mano son las únicas que crean una derivación (bypass) del lecho capilar para el principal propósito de regular la temperatura corporal".

En los seres humanos, este tipo de válvulas son exclusivas de las palmas de las manos y plantas de los pies que funcionan como el radiador en un coche. Bajo condiciones de calor, los tubos de derivación se cierran para forzar que la sangre llegue más a los capilares de la superficie de la piel con el fin de irradiar calor desde el cuerpo, y nuestras manos pueden comenzar a sudar. En condiciones de frío, las válvulas se abren permitiendo que la sangre circule sin pasar por los capilares con el fin de conservar el calor, por lo que nuestras manos se enfrían.
Según el co-autor Dr. Phillip J. Albrecht:
"El exceso de inervación sensorial en sí puede explicar por qué los pacientes con fibromialgia suelen tener las manos especialmente sensibles y dolorosas. Pero, además, dado que las fibras sensoriales son responsables de la apertura de las derivaciones, se convertirían en especialmente activas en condiciones de frío, que son generalmente muy molestas para los pacientes con fibromialgia".



Artículo de Red Pacientes.



Tag : ,

- Copyright © BelisaZar - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -